Erika García Torrejón

Erika García Torrejón

Candidata individual

Distrito de residencia: Centro

ERIKA_-67 Biografía

Inicié mis estudios en el área de Hostelería y Turismo interesándome posteriormente por la parte técnico administrativa empresarial. Una vez finalizado el Secretariado de Dirección, decidí continuar mi formación con la Licenciatura de Administración y Dirección de Empresas por la UNED. Para hacer más productivos mis estudios compatibilicé un Executive de Dirección de Empresas en la Universidad Europea de Madrid y para complementar mis conocimientos y habilidades también he finalizado recientemente el Máster en Dirección General de Recursos Humanos en la Escuela Europea de Dirección y Empresa.

 

He trabajado desde los 16 años compatibilizándolo con mis estudios. Mi primer trabajo, repartiendo publicidad y manipulación de la misma. Posteriormente como camarera de barra y de sala, recepcionista, azafata, comercial, administrativa, secretaria, asistente, responsable de servicios generales, responsable de atención al cliente, responsable de logística, … hoy en día mi inquietud me lleva a colaborar con asociaciones a favor de la infancia, comercializar diferentes productos y ofrecer mis conocimientos a través de la consultoría y la formación.

En septiembre de 2014 gracias a un tuit que invitaba a formar un grupo de trabajo con el fin de construir una herramienta de recuperación de las instituciones por y para la ciudadanía, dejé de preocuparme por la política de nuestro país, me involucré en el Grupo de Comunicación de Ganemos Madrid y empecé a ocuparme de la misma. A mi manera. Con mis limitados recursos y conocimientos. Aprendiendo de todo lo que pasa en mi alrededor.

Motivación

Nací, crecí y me desarrollé en el centro de Madrid, en el barrio de Lavapiés. Con sus domingos de rastro coronado con aperitivo en Argumosa, su cocido, su siesta y la peli española.

Mientras me hacían creer que vivíamos en un estado laico, yo recibí la mejor educación que me podían ofrecer mis padres, un colegio religioso, más concretamente de monjas católicas. Eso sí, de chicos y chicas y sin uniforme, ya que al ser concertado debía cumplir ciertos requisitos que según la educación “laica” debíamos recibir. Una vez terminada la educación elemental fue mucho más divertido comprobar como éramos todos iguales estudiando hostelería y turismo en un instituto del Opus Dei. Lo dicho, lo que creían que era la mejor educación para mí. Discúlpenme porque no me guste cocinar, eso sí, disfruto mucho viendo los huracanes de sentimientos y la gestión de los mismos en MasterChef, nada que ver.

Desde la mayoría de edad hasta pasados los 30 he trabajado en diferentes ciudades españolas y he pasado temporadas en el extranjero, viviendo la mayor parte de esos tiempos en Madrid. Ahora he vuelto, he venido para quedarme y puedo aportar mucho de mí en este proceso de cambio, además de mis conocimientos y habilidades.

La igualdad de oportunidades, la diversidad, el enriquecimiento cultural, la solidaridad, el feminismo, la colaboración, la participación, el trabajo en equipo, la equidad, el desarrollo local,… son cosas con alto valor para mí.