MARÍA LUISA TOMÁS FERNÁNDEZ

MARÍA LUISA TOMÁS FERNÁNDEZ

INDEPENDIENTE

Distrito de residencia: Fuencarral-El Pardo

Tomás (Mai)

Biografía

Nací hace 47 años en México D.F., capital del país que acogió a miles de [email protected] de la Guerra Civil, entre los que se encontraba gran parte de mi familia. Mi infancia transcurrió entre grupos de refugiados, que nunca perdieron la esperanza de volver a España. Muy pocos lo consiguieron. Mi familia pudo retornar en el año 79 y desde entonces resido en Madrid.

Tras un breve paso por la facultad de Psicología estudié Publicidad, profesión a la que he dedicado la mayor parte de mi vida laboral, pero a la que no he encontrado verdadero sentido hasta que no la he enfocado hacia lo social, difundiendo las reivindicaciones que me parecen justas.

 

Mi compromiso social viene desde el instituto y ha estado estrechamente ligado a la defensa de la educación pública. A raíz de los primeros recortes en educación, en el año 2010, cojo carrerilla, participando activamente en el AMPA del instituto de mi hija y ya no he parado: colaboro en la Coordinadora x lo Público de Fuencarral (plataforma en defensa de la educación pública, presente en espacios de la Marea Verde), pertenezco a la Asociación Vecinal La Flor del Bº del Pilar a la que represento en la comisión de educación de la FRAVM y ayudo en lo que puedo a diferentes colectivos que se mueven en la Piluka (Centro Social Autogestionado del Bª del Pilar).

Motivación

Estoy firmemente convencida de que otro mundo es posible y creo que cambiarlo está en nuestras manos. Desde lo más cercano. Desde nuestros barrios y colegios. Desde los centros sociales, asociaciones vecinales o juntas distritales. Con participación y compromiso y la educación en igualdad como base del desarrollo social.

He conocido a muchas personas activistas. Activistas de todas las edades y condición social. Activistas con trayectorias más o menos largas en la lucha social o política, en la lucha por los derechos universales o los derechos básicos. Activistas por la educación y sanidad públicas y activistas en la defensa de un techo, un trabajo digno o de libros para sus hijos e hijas. Personas comprometidas con la vida a las que debemos escuchar y trasladar sus inquietudes y propuestas a foros e instituciones con voluntad de cambiar esta sociedad.

Todas ellas son mi ejemplo y por todas y gracias a todas, sigo adelante.