Yolanda Romero Rodríguez

yolandaINDEPENDIENTE

Biografía

Vecina de Madrid, divorciada y madre. En 2008 entré en EMT como conductora de autobús. Actualmente ejerzo de Auxiliar Administrativo en esta empresa.

Mi compromiso personal, me ha llevado a participar activamente en CCOO ocupando cargos en distintas áreas, tanto en materia de derechos laborales como en la creación y seguimiento del Plan de Igualdad.

Las inquietudes políticas de izquierda son el referente que me animó a participar en la Agrupación de Ciudad Lineal, por motivos de afinidad con distintos miembros de la misma, y debido principalmente a la proximidad de uno de nuestros centros de trabajo, La Elipa, cochera con muchos afiliados comprometidos, vecinos de la zona, haciendo que trasladara mi campo de acción sindical y militante un poco alejada de mi barrio, Carabanchel.

La lucha contra el deterioro de lo público que sistemáticamente hemos vivido estos años, me ha llevado a trabajar con la Plataforma por el Transporte Público en defensa del mismo. A su vez, estar trabajando con otros colectivos reivindicativos de otras muchas causas, ha contribuido a ampliar mi campo de acción con grupos con los que, quizás, no hubiese interactuado tan estrechamente. Grupos como Juventud sin Futuro, Asociaciones de Parados, Sindicato de Estudiantes, Red de Solidaridad Popular, FRAVM, entre otros.

Motivación

El más profundo convencimiento de que otra forma de hacer política y sindicalismo, por y para los trabajadores y ciudadanía, es el principal motor de mi lucha personal. La organización y el esfuerzo común frente a políticas regresivas y lesivas para la clase trabajadora, no lo son menos.

Por otro lado, el largo camino recorrido por las mujeres durante tantos años para defender unos derechos que amparan las leyes, pero incumplen sistemáticamente los gobiernos, me anima aún más a intentar lograr que estemos visibilizadas en campos donde habitualmente no hemos sido tenidas en cuenta igualitariamente, como el de la participación ciudadana o la política, en la que habitualmente se nos relega a cometidos estratégicamente “femeninos”.

La visión que me ha aportado mi puesto de trabajo en un sector totalmente masculinizado, me ha llevado al convencimiento más absoluto de que es posible acabar con la lacra de la violencia de género y las desigualdades en materia laboral que sufren muchas mujeres, así como la imagen que sobre nosotras tiene gran parte de la población masculina.